Techos y revestimiento

Todo lo que necesita saber sobre las inspecciones de techos


El techo de su casa es su primera línea de defensa contra las tormentas y el clima extremo, ya sea un pie o más de nieve que cae del cielo durante la noche o vientos fuertes que desgarran la ciudad. Cuando los propietarios de viviendas depositan fe ciega en su techo y lo descuidan por completo hasta que aparece el primer signo de una fuga en el techo, ya podrían estar enfrentando problemas mucho mayores: problemas estructurales no deseados, crecimiento de moho o aislamiento dañado, para empezar. Ahórrese un dolor de cabeza en el camino haciendo que inspeccionen periódicamente su techo.

Cuándo programar inspecciones de techo
Después de una tormenta de granizo u otro evento climático significativo, la mayoría de los propietarios reconocen la necesidad de una inspección exhaustiva del techo para determinar si su techo sufrió daños. Pero ese no debería ser el solamente vez que considere la salud de su techo.

Quizás el momento más vital del año para inspeccionar su techo es el otoño, antes de que llegue el frío del invierno. El tiempo es clave. Las temperaturas frías pueden comprometer el éxito de las nuevas instalaciones de techos y reparaciones tales como el reemplazo de tejas porque las tejas nuevas no pueden sellarse correctamente cuando hace demasiado frío afuera. Además, intentar reparar techos con hielo puede ser traicionero, por lo que los problemas de los techos descubiertos demasiado tarde en la temporada pueden tener que esperar hasta la primavera para solucionarlos. Otro argumento para una inspección de caída es el hecho de que ciertas reparaciones del techo debería se iniciará en el otoño para que puedan completarse la próxima primavera, por ejemplo, el tratamiento para el musgo y el liquen. Las soluciones utilizadas para cualquiera de estos invasores pueden requerir un tiempo prolongado para trabajar, a veces hasta 180 días. Si se descubre musgo o liquen durante una inspección del techo en otoño, aún existe la posibilidad de alcanzarlos antes de que llegue el clima frío. Luego, el tratamiento puede funcionar durante esos largos meses de invierno, y el liquen muerto se puede barrer o enjuagar en la primavera.

Inspecciones de propietarios de viviendas versus inspecciones profesionales
La mayoría de los propietarios de viviendas pueden detectar problemas obvios del techo, como tejas faltantes o aleteando, sin subir al techo. Sin embargo, otros tipos de daños no son tan visibles para el ojo inexperto, por lo que es importante obtener una opinión profesional. Si su techo es relativamente nuevo (menos de cinco años), no muestra signos de goteras interiores y no ha estado expuesto a eventos climáticos importantes desde la última vez que fue inspeccionado, es probable que pueda pasar con una inspección visual del tierra y un chequeo rápido de fugas en su ático. En cualquier otro caso, sin embargo, un profesional de techado que sepa qué buscar debe realizar una inspección integral del techo.

Para las inspecciones estacionales del techo, especialmente si su techo tiene más de 10 años, llame a un contratista de techado acreditado para que lo revise. Si va a realizar una inspección del techo pensando que su techo se ha dañado de alguna manera, llame a su compañía de seguros, ya que podrían cubrir el costo de las reparaciones. Su agente se encargará de que un inspector de techos calificado lo examine y tome una determinación.

Qué esperar de las inspecciones profesionales de techos
Un inspector de techo buscará fugas, desgaste inusual, daños causados ​​por escombros arrastrados por el viento, problemas de crecimiento orgánico y problemas que puedan haber ocurrido durante la instalación de tejas o reparaciones posteriores. Finalmente, una inspección del techo se divide en cuatro facetas: estructura, materiales, interiores y mano de obra.

• Inspección estructural: El inspector verificará si hay planos de techo desiguales y signos de flacidez, además de examinar la condición del sistema de plafón, fascia y canalón. Las chimeneas de mampostería deben inspeccionarse en este momento en busca de grietas, lechada desmoronada y daños en las tapas de las chimeneas. El inspector también puede verificar la ventilación en su ático; La ventilación inadecuada puede generar acumulación de calor y humedad que reduce la vida útil del techo y aumenta el riesgo de que se formen presas de hielo en el borde del techo.

• Inspección de materiales: Aquí, el inspector buscará tejas sueltas, faltantes o rizadas; manchas musgo; oxido; y faltan flashes o sujetadores. El agregado de tejas que se ha asentado en los valles del techo o en el suelo en el fondo de las bajantes de las canaletas es una señal de que el techo podría estar cerca del final de su vida útil. El inspector también verificará las botas de goma y los sellos alrededor de las tuberías de ventilación, buscando huecos o deterioro.

• Inspección interior: Debido a que las goteras en el techo finalmente dañan su hogar, el inspector revisará los techos interiores, el ático y las paredes interiores en busca de manchas de agua, moho, podredumbre y otras señales de que el agua está llegando a su casa.

• Inspección de mano de obra: Un inspector exhaustivo examinará su techo en busca de problemas de mano de obra que puedan aumentar los riesgos de fugas u otros daños en el techo en el futuro. El parpadeo incorrecto alrededor de las penetraciones del techo, incluidas las tuberías de ventilación, tragaluces y chimeneas, sería una señal de alerta.

Análisis de techos
Después de la inspección, recibirá un informe detallado sobre el estado de su techo y qué reparaciones, si corresponde, son necesarias para mantenerlo en buen estado. Si son necesarias reparaciones, prográmelas lo antes posible, antes de que la nieve vuele, si puede. De esa manera, cuando la nieve cubra el vecindario, puede estar seguro de que su techo está en buena forma.