Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: Eliminar el óxido del hierro fundido


El hierro fundido es tan fuerte y duradero que puede servir para toda la vida y más allá. Sin embargo, aunque el material es resistente, solo se necesita un poco de negligencia para enviarlo de negro majestuoso a rojizo y de aspecto arruinado. El daño causado por el óxido puede surgir por el almacenamiento en un ambiente húmedo, por no mantener un buen condimento en los utensilios de cocina o por ser negligente con la pintura protectora antioxidante en los muebles. Afortunadamente, la mayor parte de esto es daño de superficie reversible, si pones un poco de tiempo y engrasas. Por lo tanto, para hacer que esa sartén o banco de jardín sea digna de la herencia, emplee estos movimientos confiables que rompan el óxido.

ELIMINAR EL OXIDO DE LA COCINA DE HIERRO FUNDIDO

Si su sartén está incluso un poco oxidada, deje de cocinarla lo antes posible. Una vez que lo recuperes, lo sazonarás de nuevo y estarás listo.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Vinagre blanco
- estropajos de lana de acero
- Jabón líquido para platos
- Ropa limpia
- Aceite de cocina
- Toalla de papel

PASO 1
Revise la sartén en busca de hoyos o cráteres. Si se pica ligeramente, podría estar bien con un poco de condimento extra, pero las picaduras profundas significan que su sartén probablemente no pueda repararse.

PASO 2
Si la sartén tiene una capa gruesa de óxido y muy poco hierro negro visible, sumerja la sartén en una solución 50/50 de vinagre blanco y agua en un fregadero tapado. Déjalo reposar durante al menos una hora pero no más de 8, ya que tan pronto como el óxido desaparezca, ese vinagre comenzará en el metal.

PASO 3
Enjuague la sartén con agua y luego frótela con una pequeña cantidad de detergente para platos y lana de acero fina. Prepare un exfoliante jabonoso y manténgalo así hasta que tenga hierro fundido crudo. Enjuague con agua tibia y seque completamente.

ETAPA 4
Para volver a sazonar, vierta una cucharada de vegetales u otro aceite de cocina en la sartén y use una toalla de papel para frotarlo en toda la sartén, incluidos los lados, el mango y el fondo. Colóquelo en un horno a 350 grados durante 1 hora. Permita que se enfríe completamente antes de usar.

Para mantener felices tus utensilios de cocina de hierro fundido:

• Nunca lo ponga en el lavavajillas ni use jabón. En cambio, simplemente límpielo bajo agua caliente después de usarlo.
• Después de la limpieza, seque bien la sartén con un paño limpio o colóquela en un horno caliente durante unos minutos.
• Limpie con aceite después de secar para mantener un buen condimento antiadherente.
• Siempre coloque una toalla de papel entre la sartén y cualquier cosa sobre la que la apile, o dentro de ella, para proteger el condimento y evitar la oxidación.
• Mantenga las tapas entreabiertas para que la humedad no quede sellada, ya que las tapas cerradas pueden desencadenar la oxidación.


ELIMINANDO EL OXIDO DE LOS MUEBLES Y RADIADORES DE HIERRO FUNDIDO

A menos que tenga experiencia en el uso de un chorro de arena, llame a un profesional para áreas más grandes de óxido pesado. Pero para la oxidación típica, suba las mangas y pruebe estos consejos.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Trapos limpios
- Vinagre blanco
- Papel de lija (grano medio)
- Cepillo de lana de acero
- Guantes de trabajo
- Máscara (opcional)
- Cepillo de pintura
- Pintura metálica a prueba de herrumbre

PASO 1
Para manchas pequeñas y molestas, remoja un trapo limpio en vinagre blanco. Limpie y frote la mancha hasta que vea hierro desnudo.

PASO 2
Para lugares más difíciles, lije con papel de lija de grano medio o un cepillo de lana de acero. Póngase un par de guantes de trabajo y una máscara (especialmente si quita pintura en el proceso) para no inhalar el polvo. Limpie con un trapo empapado en vinagre ocasionalmente mientras trabaja, para ver si se ve hierro desnudo.

PASO 3
Use un trapo humedecido con agua para limpiar la superficie y evitar que el vinagre corroa la superficie. Seque bien con un paño limpio.

ETAPA 4
Para secciones más grandes de óxido más pesado, lije con movimientos circulares. Evite trabajar en cualquier lugar por mucho tiempo para no dejar patrones de lijado obvios en el metal. Continúe como se indica en los pasos anteriores, asegurándose de enjuagar con agua y secar completamente.

PASO 5
Aplique una capa de pintura metálica a prueba de herrumbre. Aceite, alquidos, acrílicos: consulte con su proveedor de pintura o con la etiqueta del producto para asegurarse de que se adhiera al hierro fundido y lo proteja del óxido de la superficie. (Mantenga la pintura a mano para retoques, como tratar manchas o raspaduras que puedan surgir).