Puertas y Ventanas

Cómo: Planear una puerta


Es fácil dar por sentado las puertas. Hasta que empiecen a pegarse o atascarse, es decir, o instale un piso nuevo y de repente tenga un problema de espacio libre. El espacio ideal entre una puerta y su marco es de aproximadamente 1/8 de pulgada en todos los lados, por lo que una vez que haya determinado que la puerta no está demasiado ajustada debido a las bisagras sueltas (que se pueden apretar para una solución fácil), puede necesita rasurar, o cepillar, el exceso de madera del lado elevado para que vuelva a funcionar sin problemas. ¿Tu herramienta de referencia? Un simple cepillo de mano viejo. Su cuchilla afilada y en ángulo afeita tiras finas de madera a medida que la empuja sobre la superficie, y aunque se pueden usar cepilladoras eléctricas o lijadoras de banda para cepillar, el dispositivo más simple le brinda el máximo control.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Cartón o papel
- Regla o regla
- Lápiz
- Brújula de carpintero
- Tope de puerta
- Destornillador o taladro
- Caballitos de sierra (opcional)
- cepillo de mano

PASO 1
Abra y cierre la puerta varias veces (si no está bloqueada en la parte inferior) para ver dónde está rozando la jamba. Pase un pedazo delgado de cartón o papel entre la jamba y la puerta para identificar un punto inicial y final para el área elevada; marque estos puntos con un lápiz en el costado, no en el borde de la puerta. Si te ayuda a ver mejor la zona de cepillado, usa una regla y un lápiz para dibujar una línea entre los puntos. Esto podría ser un tramo corto o todo el borde podría necesitar un afeitado. En el último caso, use una brújula de carpintero: coloque la punta del lápiz y el punto de la brújula a una distancia de aproximadamente 1/8 de pulgada y deslice la punta hacia abajo por la jamba para dibujar una línea recta por el borde vertical de la puerta. Haga esto en ambos lados de la puerta para que el corte de longitud completa sea simétrico. Si está recortando desde la parte inferior para acomodar el piso, mida 1/8 de pulgada desde la superficie del piso.

PASO 2
Si la puerta está solo un poco fuera de escuadra y solo se necesita quitar una pequeña sección elevada, debe poder evitar quitarla del marco. Inmovilícelo con un tope de puerta y acóplelo en su lugar (vea el Paso 3). Pero para un control máximo y para planear porciones más largas, quite la puerta de sus bisagras con un destornillador o taladro.

Gire la puerta de modo que el borde que requiere ajuste quede hacia usted. Sosténgalo en su lugar entre sus piernas y planee los puntos altos desde arriba. Para un ajuste completo, retire las bisagras de la parte posterior y tome la madera de la parte posterior o el borde con bisagras de la puerta, esto le permitirá evitar separar el hardware del pestillo. Si necesita quitar hasta una pulgada en la parte superior o inferior de la puerta, colóquela sobre dos caballetes de sierra; para este trabajo, omita la cepilladora manual y comience con una sierra circular, luego termine con una lijadora.

PASO 3
En bordes verticales, afeite siguiendo el grano de madera; en horizontales, trabaje hacia el centro desde cada borde exterior. Aplique una presión constante pero ligera sobre la cepilladora para que no corte la madera o afeite más de lo necesario. A diferencia de un mal corte de pelo, la madera recortada no volverá a crecer.

Consejo: Si encuentra que debe quitar más de 1/8 de pulgada, considere usar una cepilladora eléctrica o una lijadora de banda, pero recuerde que lo que gana en velocidad lo sacrifica en control. Proceda con cuidado con las herramientas eléctricas para evitar crear caídas o gubias visibles.

ETAPA 4
Después de planear la cantidad deseada, cuelgue la puerta y gírela. Si todavía se pega, retíralo y afeita un poco más. Una vez que se abre y se cierra perfectamente, retírelo para lijar, imprimar y pintar las superficies cepilladas. Vuelva a instalar cualquier hardware que haya eliminado antes de volver a cambiar la puerta para siempre.