Baño

Cómo: Sellar la lechada


Incluso si mantiene limpios los azulejos de su baño, las líneas de lechada sucias realmente pueden afectar el aspecto de sus pisos y paredes de azulejos. Debido a que la lechada a base de cemento, ya sea lijada o no, es porosa por naturaleza, sustancias como el aceite, la grasa y el agua tienden a filtrarse en el interior y causar una decoloración fea. La mejor manera de evitar esto es sellar su nueva lechada y repetirla según sea necesario, cada año más o menos para las paredes y los pisos que no reciben mucha humedad, y con mayor frecuencia para la lechada en la ducha o en el protector contra salpicaduras del baño. Sin embargo, siga las siguientes instrucciones y aprenderá a sellar la lechada y crear una barrera confiable contra manchas antiestéticas y una apariencia sucia. ¡Es posible que nunca más tengas que restregar esas líneas de lechada!

HERRAMIENTAS Y MATERIALES Disponibles en Amazon
- Cepillo de dientes
- Jabón para platos
- vinagre
- Sellador de lechada
- Esponja o cepillo pequeño (opcional)
- tela

PASO 1: Limpie y repare la lechada.

Antes de aplicar un sellador, asegúrese de limpiar bien la lechada y reparar cualquier grieta o desmoronamiento en las líneas de lechada. De lo contrario, sellará la suciedad y las costuras dañadas. Limpie la mayor cantidad de suciedad posible con un cepillo de dientes humedecido en agua jabonosa. (Cambie a una solución de 50-50 vinagre y agua tibia si está tratando de erradicar las manchas). Aborde una línea de lechada a la vez. Cuando termine de limpiar la lechada, deje que el área se seque durante 45 minutos antes de sellar.

PASO 2: Elige tu sellador.

Luego, elija su sellador en función del tipo de mosaico que tenga y su ubicación. Ningún sellador es el más adecuado para todas las situaciones. Como verá cuando llegue a su tienda de mejoras para el hogar, la variedad de productos disponibles permite un cierto nivel de personalización. Las etiquetas especifican qué selladores funcionan mejor con mármol, piedra y baldosas de cerámica, así como la cantidad de humedad que el sellador puede tolerar, ya sea alta humedad en la ducha o poca humedad a lo largo de un protector contra salpicaduras de cocina.

Dependiendo de su azulejo y su ubicación, puede reducir las opciones a dos categorías principales: selladores penetrantes y selladores formadores de membrana.

  • Selladores penetrantes use una base de alcohol o agua mineral que permita que las pequeñas partículas de látex o silicona de la fórmula penetren en la estructura granular de la lechada. A medida que la lechada porosa absorbe el sellador, las partículas de látex y silicona llenan todos los espacios, evitando que entre humedad. Estos selladores son la mejor opción para usar en áreas especialmente húmedas, como baños y, en particular, duchas.
  • Selladores formadores de membrana cree una capa en la superficie de la lechada que resista la penetración del agua. (Estos selladores funcionan bien en la cocina pero no debería ser utilizado en el baño; los selladores formadores de membrana no permitirán que se evapore el agua atrapada debajo de la loseta, lo que, en una ducha pantanosa, podría provocar moho). Estos selladores también suelen presentar pigmentos, por lo que puede cambiar el color de la lechada. Si bien los selladores formadores de membrana son buenos para los azulejos sin esmaltar como la piedra, no se adhieren a los azulejos esmaltados, como la mayoría de las cerámicas.

PASO 3: Elija su aplicador de sellador.

Elija la herramienta de aplicación adecuada para usted. Aunque los selladores en aerosol se usan comúnmente por razones de conveniencia, hay algunos casos en los que pueden no ser la mejor opción para su proyecto:

  • Si tiene líneas de lechada muy delgadas y baldosas sin sellar, una esponja le permite sellar secciones más grandes de su baño (paredes o pisos) fácilmente frotando ambas superficies a la vez.
  • Para baldosas esmaltadas donde el sellador no se adhiere, deberá sellar solo las líneas de lechada con un cepillo aplicador o una botella de aplicador especial con una rueda rodante en la parte superior.

Independientemente de la herramienta que elija, lea las instrucciones del fabricante sobre cómo sellar la lechada antes de comenzar.

PASO 4: Aplique sellador lenta y deliberadamente.

Aplique sellador en áreas pequeñas a la vez, trabajando de izquierda a derecha. Al trabajar metódicamente, sus líneas de lechada se verán más consistentes y su sellador proporcionará una mejor protección, ¡no se pasarán por alto las manchas! Mantenga un paño seco cerca para limpiar el exceso de sellador. Ya sea que esté aplicando una esponja sobre un área grande o usando un aplicador para evitar goteos en la baldosa esmaltada, querrá quitar el sellador de la baldosa antes de que comience a secarse (dentro de los cinco a siete minutos posteriores a la aplicación) para que no dejado con una película de niebla que es casi imposible de eliminar.

PASO 5: aplique una segunda capa de sellador.

Una vez que haya terminado con la primera capa, deje que se seque durante una hora antes de aplicar una segunda. (En términos generales, se necesitan de una a tres capas de sellador para lograr una protección adecuada).

Después de que se seque la segunda capa, pruebe la superficie con unas gotas de agua. El líquido debe formar gotas; si no, aplique una tercera capa para garantizar resultados de calidad.

Finalmente, deje que su espacio embaldosado se seque por completo. Algunos selladores necesitan solo 24 horas para curarse, mientras que otros pueden demorar hasta 48 horas; Verifique las instrucciones del fabricante sobre cómo sellar la lechada para estar seguro. Si bien puede ser inconveniente mantener una habitación fuera de los límites durante un día o dos, recuérdese lo conveniente que será la próxima vez que limpie la lechada. Un buen sellador significa menos tiempo de fregado, por lo que esta es una tarea que hará que su baño de rutina sea muy fácil.