Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: deshacerse de las moscas en la casa


A medida que avanza el clima cálido, también lo hacen las moscas domésticas molestas anuales. Las criaturas pequeñas, negras y bulliciosas que llegan a tu comida, molestan al perro y crean irritación incesante pueden parecer inofensivas, pero son capaces de transportar patógenos y enfermedades. ¡Ciertamente quieres evitar una infestación! Mientras no hay uno Para deshacerse de las moscas en la casa, un enfoque múltiple puede mantenerlas a raya. Evite que algunas plagas persistentes se conviertan en un problema mayor siguiendo estas cinco estrategias.

1. Selle la entrada
Puede parecer obvio, pero si no quiere moscas en la casa, no las deje entrar. Con un grupo de visitantes, niños y mascotas ocupados, eso a veces es más fácil decirlo que hacerlo. Pero haga lo que pueda: asegúrese de tener pantallas en sus ventanas y puertas, y repare cualquier malla que haya sido lo suficientemente dañada como para hacer una entrada del tamaño de una mosca. ¡No toma mucho!

2. Retire el cebo
Si desea deshacerse de las moscas en interiores, como con todas las demás plagas, debe hacer todo lo posible para eliminar o minimizar las cosas que las atraen. La comida está en la parte superior de esa lista. No deje ninguno, especialmente si está descubierto. Más que eso, recuerde mantener las encimeras limpias de migas, lavar los platos poco después de las comidas en lugar de dejarlos en el fregadero y mantener la puerta del lavavajillas cerrada cuando está esperando que se ejecute.

Sin embargo, más allá de su comida, también querrá tener en cuenta el compost, la basura y la comida para mascotas. Estos también son atractivos para las moscas y pueden convertirse rápidamente en zonas de reproducción. Para evitar que algunas moscas se conviertan en una colonia, saque todos los materiales de compost al exterior de inmediato. Mantenga la basura cubierta y llévela regularmente. Finalmente, cubra o limpie los cuencos de Fluffy completamente entre comidas, especialmente si se abastece de variedades de alimentos húmedos.

3. Atraerlos
Si está sufriendo un gran enjambre de moscas en la casa, ahórrese el cardio de azotar a su matamoscas y primero vea si puede lograr que la mayoría de ellas se vaya voluntariamente. Los insectos se sienten atraídos por la luz, así que comienza oscureciendo la habitación en la que se encuentran. Cierra las persianas y las cortinas, y deja una pequeña abertura en la puerta. Algunos de sus molestos invitados probablemente zumbarán hacia la luz y encontrarán la salida, dejándolo con una multitud más pequeña.

4. Llame al equipo Swat
Una vez que haya trabajado con sus tácticas de prevención, elimine las moscas que permanecen con los sospechosos habituales: un buen matamoscas anticuado o un periódico enrollado. Debido a que una mosca tiene una visión de casi 360 grados, es mejor acercarse desde atrás y flotar justo arriba antes de hacer una última película decisiva y mortal. Los matamoscas rosados ​​son ciertamente bonitos para colgar cuando el trabajo está hecho, pero los colores neutros son menos obvios y mejores para el sigilo. Para ayudarlo en sus esfuerzos, también puede colgar un buen papel a la antigua (como este). Si tienes suerte, los errores pueden caer en el papel al tratar de escapar de tus golpes.

Si tiene buena vista y reflejos, puede aspirarlos directamente del aire a mitad del vuelo, pero es más fácil pasar unos centímetros frente a ellos durante 10 a 20 segundos (tal como lo haría con un matamoscas) y luego abalanzarse para atraparlos. Intente este método solo si su aspiradora tiene una bolsa y deséchela de inmediato para que no encuentren el camino de regreso a su hogar.

5. Prevenir las visitas de regreso
A las moscas no les importa el humo, por lo que quemar algunas velas de citronela mientras estás al aire libre puede desalentarlas. En interiores, use plantas y aceites esenciales con olores que repelen las criaturas. Menta, lavanda y albahaca son plantas de interior dignas de colocar en el alféizar de la ventana. Y unas pocas gotas de aceite de lavanda o eucalipto en una botella rociadora llena de agua pueden ser una primera defensa si se rocían alrededor de los marcos de puertas y ventanas, aunque deberá volver a aplicarlas con frecuencia.