Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: limpiar pinceles


Se desperdicia una inversión en pinceles de alta calidad si no se limpian y almacenan adecuadamente después de su uso. De hecho, apresurarse hasta el final de un trabajo de pintura puede dejarle manchas de pintura en sus pinceles, lo que conducirá a un acabado imperfecto en su próximo proyecto, así como cerdas deformes. Por lo tanto, invierta los dos minutos adicionales necesarios para hacer el trabajo correctamente y siga esta guía sobre cómo limpiar los pinceles.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Periódicos
- Espíritus minerales
- trementina
- Jabón líquido suave para platos
- Pequeños cubos de plástico
- Brocha y rodillo giratorio
- Trapos

  1. Usa la pintura que queda en tu pincel sobre lo que estés pintando.
    Presione las cerdas contra el interior de la lata de pintura y levántela hacia arriba y hacia afuera mientras lo hace, eso exprimirá más pintura. Pinte el resto en los periódicos, porque limpiar un pincel es más fácil si quita la mayor cantidad posible de pintura de sus cerdas.
  2. Luego, examine la lata de pintura y use el solvente apropiado.El solvente correcto facilita el trabajo al aflojar la pintura seca, pero el incorrecto probablemente no será de ninguna ayuda. Llena un balde pequeño con uno de los siguientes, según el tipo de pintura que hayas usado:
    • Espíritus minerales o trementina para eliminar la pintura a base de aceite
    • Agua caliente y jabón líquido suave para limpiar pinceles que se han usado para aplicar pintura de látex
  3. Sumerja el pincel en el disolvente.
    Revuelva el solvente con el cepillo durante aproximadamente 10 segundos, limpiando y apretando las cerdas a los lados del recipiente. Trabaja las cerdas entre tus dedos y pasa un cepillo con ellas para eliminar el exceso de pintura sin dañar las cerdas. Si parte de la pintura ha comenzado a secarse en el pincel, puede ser necesario remojar el pincel.
  4. Lávelo con agua tibia y jabón en un fregadero o balde.
    Una vez que se haya quitado la pintura del cepillo, el agua jabonosa tibia limpiará el cepillo del solvente y la pintura restante.
  5. Agite o gire los pinceles secos.
    Antes de guardar sus pinceles, querrá eliminar toda el agua de sus cerdas. Muchos aficionados al bricolaje lo harán agitando el cepillo en la parte superior de un balde y luego secando el cepillo con un trapo limpio o papel de periódico.

    Pero, para aquellos que tienen planes de pintar mucho y desean preservar sus herramientas, una brocha y un rodillo giratorio serán útiles. Esta herramienta de doble propósito secará rápidamente cualquier tipo de aplicadores de pintura usando fuerza centrífuga. Simplemente coloque un pincel en la parte inferior de la herramienta, luego bombee la parte superior varias veces para hacerla girar y arroje toda el agua del extremo comercial del pincel.

  6. Cuando almacene pinceles, cuélguelos o colóquelos planos.
    Colgar herramientas de pintura de un tablero de clavijas en su taller o sala de manualidades no solo es un excelente método de organización, sino que garantiza que las cerdas del pincel no se doblen en un contenedor. Vuelva a colocar el embalaje en su pincel para mantener su forma y prolongar su vida útil.