Césped y jardín

La estrategia más simple para rastrillar las hojas


El otoño trae juegos de fútbol, ​​sidra de manzana caliente, tallado de calabaza y otras delicias estacionales. Pero para los propietarios con árboles de hoja caduca en su propiedad, el otoño recuerda una cosa por encima de todo: rastrillar las hojas. Aquellos que temen este rito anual pueden alegrarse del recordatorio de que rastrillar las hojas no es solo un espectáculo. Si se descuida, una cama de follaje caído puede sofocar la hierba por la que trabajó tanto durante el verano. Y aunque rastrillar las hojas puede parecer un poco intimidante para los no iniciados, algunos consejos básicos pueden ayudarlo a ocuparse de esta tarea en un tiempo relativamente corto para que pueda volver a sus planes de fin de semana.

EQUIPO: Use las herramientas adecuadas para rastrillar las hojas.

Vale la pena invertir en un buen rastrillo. Para rastrillar las hojas (en lugar de grava, mantillo o tierra de siembra), use un rastrillo con un mango largo y una amplia extensión de dientes de metal, plástico o bambú. Esto se conoce como rastrillo de hojas o, a veces, rastrillo de césped. Conserve el esfuerzo utilizando todo el ancho de los dientes para maximizar la eficiencia; Al rastrillar de esta manera, puede mover más hojas con menos extensiones de la herramienta.

SINCRONIZACIÓN: Espere a que caiga la última hoja antes de comenzar a limpiar.

A medida que pasan las semanas y las hojas se acumulan, los propietarios pueden comenzar a retorcerse, pero vale la pena tener paciencia: hay menos trabajo en rastrillar muchas hojas en una sola pasada que en limpiar el patio de pequeñas cantidades en varias ocasiones diferentes . Claro, reúna algunas hojas ahora para su contenedor de compost, pero posponga la mayor parte del trabajo hasta que todas las hojas hayan caído. Recuerda también que las hojas secas son mucho más fáciles de mover, así que no pises el patio, rastrillando en la mano, la mañana después de una tormenta.

EJECUCIÓN: Rastrille las hojas sobre lonas, una sección a la vez.

Divida su propiedad y centre su atención en un área a la vez, rastrillando las hojas sobre una lona (o, en su defecto, una hoja grande). Barrer las hojas en una sábana plana es mucho más fácil que en la abertura estrecha de una bolsa. De vez en cuando, junte las esquinas de la lona y arrastre las hojas a su pila de recolección más grande, ya sea en la acera o en otro lugar. En un día ventoso, deja que la naturaleza te ayude; coloca tu lona de manera que estés rastrillando en la misma dirección en que sopla el viento.

TÉCNICA: Tome golpes cortos y ponga la seguridad primero.

Rastrillar las hojas es físicamente agotador. ¡Trátelo como la actividad atlética que es! Estire los isquiotibiales y las caderas antes de comenzar y después de terminar. Proteja su espalda con movimientos cortos, no llegue tan lejos que se doble por la cintura. Tómese descansos frecuentes y manténgase hidratado, incluso si está trabajando en un día fresco y fresco.

Sobre todo, la mejor manera de abordar la tarea de rastrillar las hojas es con un sentido de diversión. ¡Involucre a los niños y, cuando haya terminado, celebre con sidra y malvaviscos tostados! En el camino, creará recuerdos para durar hasta el invierno y más allá.