Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: limpiar una chimenea de piedra


El polvo y la suciedad pueden pasar desapercibidos en la pátina más ligera de las chimeneas de piedra en comparación con el ladrillo, pero su chimenea aún debe limpiarse regularmente. Las fosas microscópicas que se encuentran en la superficie de la piedra natural, como el granito, la piedra caliza o la pizarra, recogen una buena cantidad de polvo, suciedad, hollín y creosota, una condensación marrón oscura de los subproductos del fuego (p. Ej., Humo o vapor) que puede provocar incendios de chimenea. Eliminar estas acumulaciones de manera continua, una tarea relativamente fácil y económica, es la mejor manera de mantener la belleza, la eficiencia y la seguridad de su hogar. Siga leyendo para aprender a limpiar una chimenea de piedra (así como a una limpieza profunda, según sea necesario) con los suministros que ya tiene en casa.

Siempre comience con algo de preparación para la chimenea.

Utilice este procedimiento para proteger los espacios habitables que rodean su chimenea y limpie previamente la cámara de combustión (la cámara donde se quema el fuego) y el entorno de la chimenea antes de realizar una limpieza de rutina o una limpieza profunda.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Paños sueltos
- lona de plástico
- Pala pequeña (15 a 30 pulgadas de largo)
- Contenedor de metal
- Guantes
- Máscara contra el polvo
- Agua corriente
- Aspiradora con cepillo

PASO 1
Permita que su chimenea se enfríe por un mínimo de 12 horas después de extinguir el último incendio. Luego coloque paños en el piso alrededor de la chimenea y una lona sobre los muebles cercanos para protegerlos de los líquidos de limpieza y el polvo en el aire.

PASO 2
Después de ponerse guantes y una máscara antipolvo, use una pala pequeña para recoger las cenizas restantes de la caja de fuego. Coloque las cenizas en un recipiente de metal con tapa hermética. Llene el recipiente con agua fría, cierre la tapa, luego guárdelo fuera del hogar lejos de otros materiales inflamables hasta que esté listo para desecharlos.

PASO 3
Use una aspiradora con un cepillo para aspirar el polvo del borde de la chimenea, moviéndolo de arriba hacia abajo. Esto reducirá las acumulaciones en la superficie de la piedra y acelerará su limpieza.


Luego, siga la preparación de la chimenea con su limpieza de rutina.

Durante las temporadas de uso regular, siga estos pasos para saber cómo limpiar una chimenea de piedra semanalmente para eliminar las acumulaciones de hollín, suciedad y arena que se acumulan en la chimenea con cada noche acogedora junto al fuego.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Cubo pequeño
- Jabón para platos
- Agua corriente
- Palo de madera
- Guantes
- Máscara contra el polvo
- Cepillo de fregado de cerdas rígidas
- Trapos limpios (2)

PASO 1
En un balde pequeño, diluya un cuarto de taza de jabón para lavar platos en un cuarto de agua caliente pero no hirviendo. (Los agentes emulsionantes del jabón son todo lo que necesita para limpiar una chimenea que no esté muy cubierta de hollín). Revuelva con un palo de madera hasta que el jabón se haya disuelto.

PASO 2
Después de ponerse guantes y una máscara antipolvo, sumerja un cepillo limpio en la solución jabonosa, luego frote el borde de la chimenea de arriba hacia abajo para aflojar la suciedad atrapada y la arena en la piedra y la lechada.

PASO 3
Vacíe el balde con agua jabonosa y reemplácelo con agua fría fresca. Sature un trapo limpio en el agua, luego haga una o dos pasadas sobre el borde de la chimenea con el trapo húmedo para limpiar la espuma de jabón y la suciedad suelta.

ETAPA 4
Frota la chimenea con un trapo seco, luego deja que la chimenea se seque completamente al aire antes de encender tu próximo fuego.


Una vez por temporada, o según sea necesario, haga una limpieza más profunda.

Los depósitos pesados ​​o difíciles de eliminar de suciedad, hollín y manchas en el entorno de la chimenea que se forman debido a la falta de limpieza de rutina o al uso persistente después de la limpieza de rutina garantizarán agentes de limpieza más potentes. Sin duda, la limpieza profunda debe realizarse antes del primer incendio de cada temporada en el que pretenda utilizar la chimenea (por ejemplo, invierno u otoño) para eliminar la acumulación de creosota en la cámara de combustión de los incendios anteriores. Si rara vez o nunca usa su chimenea, puede esperar hasta que haya una capa de acumulación de ocho pulgadas de espesor en la caja de fuego antes de limpiarla a fondo. Siga este procedimiento para limpiar en profundidad el borde de la chimenea y la caja de fuego de su chimenea de piedra.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Guantes
- Gafas protectoras
- respirador
- Polvo de fosfato trisódico (TSP)
- Agua corriente
- Cubo del tamaño de un galón
- Palitos de madera (2)
- Cepillos de fregado de cerdas rígidas (5)
- Trapos limpios (4)
- Aspiradora manual o aspiradora tradicional con conexión de manguera
- Esponjas suaves (2)

PASO 1
Después de ponerse el equipo de protección (incluida una vieja camisa de manga larga y pantalones para proteger su piel del TSP), combine media taza de TSP y tres cuartos de agua caliente (no hirviendo) en un balde del tamaño de un galón y revuelva con un palo. . El TSP funciona como desengrasante y limpiador de alta resistencia, lo que lo hace más efectivo que el jabón solo para eliminar las manchas de humo y la creosota.

PASO 2
Para limpiar la rejilla y / o morillos de la chimenea (rieles utilizados para soportar troncos), retire la rejilla / morillos de la caja de fuego, luego sumerja un cepillo de fregar en la solución de TSP y frote suavemente la rejilla / morrones. Debido al alto volumen de acumulación de hollín que se desprenderá de la rejilla / morillos durante el fregado, lo ideal sería realizar este paso y el Paso 3 al aire libre si es posible.

PASO 3
Repase la rejilla / morillos con un trapo humedecido en agua para eliminar la solución de TSP, séquelos con un trapo seco, luego regrese al interior y póngalos a un lado en uno de los paños que colocó anteriormente para proteger el piso.

ETAPA 4
Frote las paredes laterales, la pared posterior y el piso de la cámara de combustión (de arriba hacia abajo en las paredes y de atrás hacia adelante en el piso de la cámara de combustión) con un cepillo de fregado seco para aflojar la suciedad y el hollín.

PASO 5
Use una aspiradora manual o una manguera de aspiradora para aspirar los desechos que se depositaron en el piso de la cámara de combustión durante el fregado.

PASO 6
Sature un cepillo de limpieza limpio en el lavado de TSP, luego frote la cámara de combustión de arriba hacia abajo, incluidas las paredes laterales, la pared posterior y el piso, para eliminar la acumulación de creosota.

PASO 7
Limpie las áreas limpias de la cámara de combustión con un trapo humedecido en agua para eliminar la solución de TSP, luego seque estas áreas con trapos secos y devuelva la rejilla / morillos a la caja de combustión.

PASO 8
Sumerja una esponja suave y limpia en la solución restante de TSP, luego aplíquela a todo el borde de la chimenea, asegurándose de humedecer tanto la piedra como la lechada. Deje que la solución permanezca por cinco minutos.

PASO 9
Use un cepillo para fregar el borde de la chimenea de arriba hacia abajo para aflojar la suciedad y el hollín.

PASO 10
Haga uno o dos pases sobre el borde con un trapo limpio humedecido en agua para eliminar la solución de TSP.

PASO 11
Si las manchas persistentes persisten en el borde de la chimenea, cree una pasta TSP más altamente concentrada combinando una onza de TSP con una taza de agua en un tazón pequeño, mezclándolo con una varilla de madera.

PASO 12
Use una esponja limpia para aplicar la pasta en una capa delgada sobre la mancha ofensiva, déjelo reposar durante cinco minutos y luego frote con un cepillo de fregar.

PASO 13
Limpie el área manchada con un trapo humedecido con agua hasta que se haya eliminado la pasta. Frota la chimenea con un paño seco y luego deja que la chimenea se seque completamente al aire antes de encender tu próximo fuego.