Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: limpiar hojas de cookies


No hay nada como batir un lote de galletas caseras. Pero una vez que termina la diversión de hornear y comer, a veces te quedas con sartenes forradas con grasa dorada, especialmente si dejaste las galletas en el horno demasiado tiempo o, con el paso de los años, fuiste un poco flojo para conseguir esas Sartenes spic y span. Afortunadamente, hay una solución fácil para desterrar la suciedad marrón y quemada de la mayoría de las sartenes (excluido el hierro fundido y el acero al carbono).

El jabón para platos regular no es lo suficientemente fuerte como para trabajar en la suciedad profunda. Pero puede hacer el trabajo con dos ingredientes comunes y económicos: bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno (un desinfectante suave y oxidante disponible en cualquier farmacia por menos de $ 3). El peróxido de hidrógeno es un agente de limpieza natural que, cuando se mezcla con bicarbonato de sodio, se alcaliniza para aflojar la mugre como otros limpiadores no pueden. Siga leyendo para obtener la fórmula correcta y orientación sobre cómo limpiar las bandejas de galletas. Mezcle un lote del esquema de la mezcla a continuación y podrá obtener una sartén de tamaño promedio una vez más.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Bicarbonato de sodio
- Peróxido de hidrógeno
- Cuenco
- Cuchara
- Toalla (opcional)
- esponja doméstica

PASO 1
Vierta aproximadamente ¼ de taza de bicarbonato de sodio en cualquier tipo de tazón. Luego, agregue lentamente el peróxido de hidrógeno unas gotas a la vez, revolviendo a medida que avanza. (No se preocupe si emite un poco de efervescencia). La obtención de la consistencia ideal de pasta espesa generalmente requiere de dos a tres cucharadas de peróxido de hidrógeno. Si agrega un poco demasiado de líquido, instálelo con un poco más de bicarbonato de sodio.

PASO 2
Coloque su bandeja para hornear sucia en el fregadero o en una tina de lavado. Si no tiene un lavabo lo suficientemente grande, coloque una toalla vieja grande sobre la encimera de su cocina y coloque la sartén sucia encima.

PASO 3
Cucharee generosamente la pasta de bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno en el lado comercial de la bandeja para hornear, cubriéndola por completo. No hay necesidad de fregar o trabajar la pasta en la sartén.

ETAPA 4
Deje reposar la sartén cubierta de pasta sin perturbar durante aproximadamente dos horas, generalmente el tiempo de permanencia suficiente para que la mezcla se separe en la masa quemada.

PASO 5
Deje correr agua tibia sobre una esponja doméstica (no una almohadilla abrasiva, que podría rayar las superficies antiadherentes) y comience a frotar suavemente la sartén. La mugre marrón debe aflojarse significativamente. Algunos puntos difíciles aún pueden necesitar un poco de grasa en el codo, pero la mayor parte de la suciedad debe desprenderse fácilmente. Frote hasta que la sartén brille, luego enjuague con agua tibia.

PASO 6
Seque inmediatamente la sartén limpia a fondo. Este paso es especialmente importante: omítalo y corre el riesgo de desarrollar óxido o corrosión.

PASO 7
Si la parte posterior de la bandeja para hornear también está quemada y manchada, repita todos los pasos del otro lado.

Ahora estás listo para hornear algunas galletas más. ¡Asegúrese de configurar un temporizador para este lote! Le conviene considerar también colocar un poco de papel pergamino en lugar de una fina capa de spray para cocinar; el fomer no dejará ningún residuo pegajoso para quemar y empañar el lavavajillas.