Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: limpiar un humidificador


Un humidificador de sala trabajadora es un salvavidas durante los meses secos y fríos del invierno. Su función dedicada, agregar humedad al aire en su hogar, puede calmar la piel seca, mejorar los síntomas de los resfriados y otras afecciones respiratorias, y mantener un nivel de confort interior a pesar del cambio de estaciones.

Sin embargo, si no se limpia regularmente, un humidificador puede arrojar más que solo humedad. El agua estancada proporciona un excelente caldo de cultivo para el moho y las bacterias, que luego, a su vez, pueden dispensarse en el aire con cada inhalación de la máquina, lo que puede empeorar sus alergias. Afortunadamente, cuidar este útil electrodoméstico no es complicado: evite el dolor de cabeza vaciando, limpiando y desinfectando su humidificador una vez por semana.

Si bien la rutina difiere ligeramente de un modelo a otro, puede seguir esta guía sobre cómo limpiar un humidificador para un punto de partida sólido. Sin embargo, antes de comenzar, asegúrese de consultar el manual del propietario para conocer las necesidades y advertencias específicas de limpieza de su unidad.

HERRAMIENTAS Y MATERIALES Disponibles en Amazon
- Agua
- Vinagre blanco
- Cubeta
- Cepillo pequeño de cerdas suaves
- Toalla
- Lejía (opcional)

PASO 1: Retire y enjuague el filtro.

Desenchufe su humidificador y retire el tanque. Saque primero el filtro y enjuáguelo con agua fría y limpia, y solamente agua. Las soluciones de limpieza pueden dañar potencialmente el filtro de un humidificador.

PASO 2: Desarme el resto de su electrodoméstico.

Mientras lo hace, saque las piezas adicionales que se pueden desmontar (consulte su manual) para que pueda lavarlas por separado.

PASO 3: Enjuague o remoje todas las piezas de su humidificador en vinagre sin diluir.

Llene la base con vinagre blanco y agítelo para que corra por todos los lados. Este all-star totalmente natural tiene muchos poderes, que incluyen ablandar los depósitos minerales, matar el moho y prevenir el crecimiento futuro.

Luego, llena una tina pequeña o un balde con vinagre sin diluir y deja caer cualquier parte que hayas quitado de la base para que se remojen. Permita que el vinagre trabaje durante aproximadamente media hora.

PASO 4: Frote las partes del humidificador con un cepillo de cerdas suaves.

Trabaje suavemente y a fondo cepille la base húmeda, ingrese en todas las esquinas y elimine cualquier incrustación y / o depósitos minerales que se hayan formado. (Es posible que descubra que su humidificador viene con un cepillo especial para limpiar; si no, puede usar un cepillo para biberones o un cepillo de dientes viejo). No olvide hacer lo mismo con las piezas que empapó en su tina de vinagre.

Enjuague todo a fondo con agua fría y limpia, y reserve en una toalla para que se seque.

PASO 5: Remoje el tanque en un vinagre diluido o lejía.

Siguiente: el tanque de tu humidificador. Vierta el exceso de agua del tanque y vuelva a llenarlo con agua limpia. Agregue una cucharadita de lejía (o vinagre, si lo prefiere) por cada galón de agua, y permita que la solución repose en el tanque durante media hora. Drene el tanque y enjuague muy, muy a fondo con agua fría y limpia.

PASO 6: ensamble su humidificador limpio y siga estos consejos para minimizar el moho y el moho en el futuro.

Vuelva a armar el humidificador, llene el tanque con agua limpia y vuelva a enchufarlo. En adelante, siga estos consejos para facilitar el mantenimiento:

  • Use agua destilada en su humidificador, y probablemente verá menos acumulación de depósitos minerales en sus limpiezas semanales.
  • Vacíe y vuelva a llenar su humidificador con agua limpia todos los días.
  • Mantener el nivel de humedad del hogar debe permanecer entre 30 y 50 por ciento. Cualquier cosa más alta causará congestión y condensación, invitando al crecimiento de moho y hongos; nada menos, y puede comenzar a experimentar hemorragias nasales secas y grietas en la piel que muchos sufren en invierno.

Establecido en los niveles correctos y mantenido regularmente, un humidificador limpio lo convierte en un hogar feliz y saludable durante todo el invierno.